AGUA, indispensable para una vida Saludable

El 70% de la composición de nuestro cuerpo es agua, es un elemento fundamental para mantenernos sanos. Como primera función, elimina toxinas, transporte de vitaminas y sales minerales a nivel celular. Mientras menos agua en el cuerpo, el corazón debe trabajar más para bombear la sangre oxigenada a células y órganos principales, además de humedecer y calentar el oxígeno que respiramos.

La pérdida diaria de este vital elemento es de 2,5 litros, a través de la transpiración, orina y respiración, por lo que necesitamos recuperarla día a día: agua pura, agua mineral, agua de hierbas, infusiones y sopas, evitando bebidas azucaradas, las que predisponen al sobrepeso y obesidad, gasificadas, acumulación de gas en el estómago y a veces exceso de sodio y energéticas, en el caso de esta última, por el alto contenido de cafeína, generan un efecto diurético, deshidratando nuestro organismo.

75% del cerebro está compuesto por agua, este vital elemento ayuda a llevar nutrientes y oxígeno a las células, y además de colaborar en la conversión de los alimentos en energía. El 22% de los huesos y el 83% de la sangre están conformados por agua, remueve los desechos, amortigua las articulaciones y mantiene lubricados los músculos, alivia la fatiga, conserva un buen estado de ánimo. Alivia dolores de espalda causados por la deshidratación.Contribuye a perder peso, ya que reduce el hambre al llenarse el estómago, es 100% libre de calorías y azúcares, refuerza la digestión y previene el estreñimiento. Aumenta la tasa del metabolismo, es decir, los alimentos que consumimos se descomponen apropiadamente, ayudando a que el sistema digestivo funcione correctamente, además ayuda a eliminar los subproductos de la grasa corporal. Una clara señal de que el cuerpo necesita más agua es el mal aliento, la saliva ayuda a tu boca a liberarse de bacterias y mantener la lengua hidratada, lo primero que debemos hacer es beber mucha agua.

Cuando el cuerpo recibe la cantidad adecuada de agua puede luchar contra virus y bacterias, y enfermedades como la gripe, cálculos renales y ataque cardiaco. Algunos estudios nos cuentan que el consumo de agua también reduce el riesgo de cáncer de vejiga y colon…ayuda a prevenir enfermedades.

En la mayoría de los casos, la razón principal de los dolores de cabeza y migrañas es la deshidratación. Es importante para un funcionamiento correcto del cerebro que estemos adecuadamente hidratados, las células del cerebro reciben sangre oxigenada y el cerebro se mantiene alerta.


Hidrata la piel, ayuda a reponer los tejidos de ésta, y así aumenta su elasticidad, retrasando el proceso de envejecimiento. Cuando el cuerpo recibe suficiente agua, la piel estará en aptas condiciones para evitar cicatrices difíciles de borrar, acné, arrugas y otros síntomas de envejecimiento.

El agua ayuda a regular la temperatura corporal. Tiene propiedades térmicas y la capacidad para liberar el calor del cuerpo, esto ocurre cuando el sudor se evapora de la superficie de la piel, es de gran ayuda en el mantenimiento de la temperatura corporal durante todo el día. Una temperatura corporal bien regulada nos hará sentir con más energía y a mantener los músculos y articulaciones lubricados evitando que tengamos calambres y esguices.

El Agua es uno de los elementos más indispensables y responsables de la vida en nuestro planeta, ningún ser vivo puede sobrevivir sin oxigeno…pero tampoco sin Agua.



 

Referencias: OMS (Organización Mundial de la Salud), Instituto Europeo de Hidratación, Otros.